10/15/2016

"The Mother of All Demos"


Es 9 de diciembre de 1968. Mientras el mundo todavía no era consciente de la revolución digital que ha marcado nuestras vidas, Douglas C. Engelbart y un grupo de 17 investigadores en el Augmentation Research Center at Stanford Research Institute en Menlo Park, presentaron la primera demostración de un sistema online que incluía el ratón, el wordprocessor o el video conferencia, así como el hipertexto, el uso de archivos y la colaboración de personas online y el interface de audio y video. Este documento, llamado "la madre de todas las demos" presenta hace 47 años avances técnicos que hoy son prácticamente universales.

The mother of all demos Video


La sociedad tecnológica digital que hoy vivimos es resultado de una transformación tecnológica que se acelera en durante Segunda Guerra Mundial y se materializa durante la Guerra Fría.
Así durante la Segunda Guerra Mundial Douglas C. Engelbart se inspira en el ensayo “As we think” en el que Vannevar Bush anticipaba la necesidad de los ordenadores y proponía una especia de Internet llamado Memex. (http://www.theatlantic.com/magazine/archive/1945/07/as-we-may-think/303881/ ) y más tarde publica AUGMENTING HUMAN INTELLECT: A CONCEPTUAL FRAMEWORK     (http://www.dougengelbart.org/pubs/augment-3906.html )  en el que anticipa el papel de la tecnología digital para potenciar la capacidad humana en un artículo profundamente teórico y abstracto pero en el que se dibujan las claves de como pensamos y trabajos en la sociedad del conocimiento basada en herramientas que nos conectan con otros individuos y con mecanismos que contienen y nos permiten almacenar y gestionar información y conocimiento más allá de esas las capacidades de almacenamiento y proceso que disponemos biológicamente.
Anteriores revoluciones nos aportaron soluciones para superar barreras intelectuales. Pero la revolución digital como la imprenta nos proporcionó soluciones relacionadascon nuestra capacidad intelectual y social, verdadera esencia de la diferencia de lo humano.
Rastrear los orígenes y los tiempos de los cambios que damos por supuestos nos permite entender en verdad las claves de las transformaciones históricas de las que somos testigos. Y ciertamente la historia del cambio científico y tecnológico nos demuestra que los cambios que determinan nuestra presente forma de vida, nose explican exactamente por los convencionales eventos y etapas, aunque coincidan con estas convenciones algunas veces.
Es importante saber que mi forma de trabajar y vivir empezó a surgir en 1968 (de hecho, antes en 1962 cuando Douglas C. Engelbart empieza a trabajar o en los 40cuando Vannevar Bush concibe el Memex) porque ofrece una perspectiva que nos ayuda asumir que en este preciso momento se está inventando el futuro.