4/04/2008

"Yo sí como patatas" : Memoria de un baby-boomer.



Han pasado 45 años desde que me asome a un mundo de consumo emergente. Mi país, salido de años de pesadumbre comenzaba a probar las mieles de la sociedad de consumo. Y en mi casa entraban uno tras otros libros acerca de una extraña religión llamada marketing. Fue entonces cuando empezó la manía de que todo fuera moderno, eficaz en los términos de aquel tiempo. Nuestro televisor nos asomaba al mundo del consumo a través de una confusa mezcla de ofertas de multinacionales y de nuevos proveedores de satisfacción y molicie. Algunas empresas españolas, lideradas por visionarios, comenzaban a invertir con contumacia en publicidad. Es decir alimentaban su marca y atesoraban un capital intangible que hoy no pueden derrochar, pero que tampoco les libra del poder de los category killers.
Pero mirando hacia atrás y a modo de recuerdo algunas cosas definitivamente me hacen sentir que soy hijo de otro tiempo:
- En mis tiempos las marcas, aquello que la anticipación y la publicidad crearan, campeaban a sus anchas. La distribución era un medio, un instrumento. Claro que había que vender a los clientes intermediadores, pero era más una cuestión de trabajo que una pesadilla tal y como sucede hoy.
- Definitivamente no existía internet. No estaba a nuestro alcance un acopio inasumible de información, conocimiento y anécdota. Nací en una versión avanzada del siglo XIX mas el poder transformador de la comunicación broadcast. Todo era bastante unidireccional.
- Se hacía marketing conceptual, porque lo importante era crear conceptos relevantes que dieran sentido a la demanda. Con los años nos dimos de bruces con la publicidad mas formalista, esteticista y orientada a la empatía. Pero en los comienzos, cuando se veía Bonanza, lo importan te no era tanto el espectáculo como el contenido
- Creíamos que las marcas significaban progreso. Creíamos incluso que el liderazgo significa certidumbre, garantía.

Aquel mundo ya no existe. No existen las oportunidades enormes de lo inexplorado, pero tampoco las cortapisas de un mundo anciano a punto de fenecer. No existen los amores y los desamores. Todo es más complejo y previsible a la vez. Para un baby-boomer sin embargo existe el latente convencimiento que de su pasado se engendro este futuro. Pero posiblemente con el sabor agridulce de saberse entre dos mundos; aquel que surgió del siglo XX en su primera mitad como realización de los avances y contradicciones del siglo XIX y aquel otro que heredero de la tardía civilización de finales del siglo XX se da cuenta que le han metido con todo el equipo en una civilización ultra-tecnológica en la que todo lo decimonónico y post decimonónico es totalmente anecdótico. No eres de aquí, ni de allá. No eres de entonces pero tampoco eres plenamente parte de mañana. Visto de alguna perspectiva, tampoco es malo puesto que como se sabe la hibridación es definitivamente creativa.

(a proposito. Esto es un ejemplo de la transformación de mi sociedad. Obviamente nada hay que criticiar, pero lo sorprendente es el extraordinario cambio de preferencias, aspiraciones y valores dominantes que he visto emerger, sin darme cuenta, sin reparar en ello. A veces como si fuera algo usual y plenamente coherente. Este video pertenece al blog de una "joven-adulta" española y sus preferencias sirven solo como un guiño para explicar los cambios de los que sin comerlo ni beberlo hemos sido testigos los "early baby boomers")

2 comentarios:

CoStA dijo...

El proceso de transformación y modernización de las mentalidades en la sociedad española es evidente.

¿Aunque realmente se ha dado un salto generacional tan grande? Soy de la generación de Barrio Sésamo, y siempre hay algo que me ha sorprendido. Cuando he tenido un problemas y recurro a mi familia, se da el caso de que tienen la solución. Siempre han sufrido situaciones similares, se repiten las historias.

Quizás no sepan acogerse de forma tán rápida a la nueva era de la información, pero en lo que a relaciones personales se refiere, son unos expertos. No existen tantos cambios como a primera vista se cree.

Felicidades por el Blog.

Saludos,

ocioynegocios.blogspot.com

Yak dijo...

Todo ha cambiado tanto que apenas noto la diferencia...Antes no tenía tiempo para nada, y ahora el tiempo no tiene nada para mí.

Se aprende mucho con su blog.

Yak

yosoydel21.blogspot.com