3/07/2007

Culdesac...el futuro es de los audaces (o como brindar un pequeño agradecimiento por un soplo de aire fresco)


Compartir es crecer. Compartir proyectos y visiones. Compartir ambiciones. Por eso quisiera agradeceros el soplo de aire fresco que he compartido con vosotros.
Pero, sobre todo, quisiera invitaros a tener ambición y ante todo a no temerle a la ambición.
Cuando creemos en nuestro trabajo y lo disfrutamos, tenemos derecho a luchar por llegar a nuestras máximas metas.
Personalmente hace años me empeñe en que me apetecía vivir y trabajar proyectos que supusieran un reto, alcanzar marcas y compañías que parecían vedadas, superar los limites que un pensamiento prosaico a veces imponía.
Creo que tenéis mucho que decir. Y hay que tener la ambición de decirlo.
Ambición que hay que ejercer con nuestras propias reglas, escribiendo nuestro relato según el dictado de nuestras convicciones.
El futuro pertenece a los audaces.
Y es responsabilidad de los audaces abrir nuevos caminos.
Toda grandeza tiene su semilla en un sueño, en un convencimiento.
Para seguir ese camino hay que escuchar en ocasiones a la barriga, porque "no ser" es infinitamente peor que "no haber intentado ser" cuanto quisimos ser.
Es posible que perseguir nuestras quimeras tenga un precio, pero mucho más alto será quedarnos quietos, atados a las viejas ideas, incapaces de asumir riesgos y cambios.
Culdesac tiene un mensaje, una idea, quizás un imposible. Pero la gente tiene el derecho de escucharlo y vosotros la obligación de llevarlo cuanto más lejos mejor. Siendo vosotros mismos, como ahora sois, pero sobre todo como podéis llegar a ser.
Suerte. Nos vemos en la antesala del próximo imposible.
Para más información ... www.culdesac.es