3/12/2007

¿Tiene sentido el Personal Video Recorder? Y si es así ¿Qué impide su desarrollo? (sobre la relevancia de las innovaciones tecnológicas)

En teoría el Personal Video Recorder es la forma inteligente e interactiva de disfrutar todo lo que puede ofrecer la televisión.

Realidades como Tivo (el verdadero origen del PVR) aspiran a demostrar que el PVR es más que un sistema único e inteligente que te informa en detalle sobre todos los programas para ayudarte a seleccionar lo que realmente te gusta.




De hecho es más que un Video Recorder con funciones digitales únicas como parar un programa en vivo y recuperarlo en su punto exacto de visionado. O incluso permitirte repeticiones de un programa en directo recuperándolo sin perder ni un segundo.
Es más que una grabadora digital inteligente, en cuyo disco duro puedes grabar los programas que realmente te gustan, no importan si cambian su horario o día de emisión. Incluso es más que un sistema inteligente que te permite buscar y seleccionar los programas y contenidos que exactamente buscas, en cualquier cadena a la que tengas acceso.
Incluso puede incluir acceso a servicios interactivos mientras ves la televisión: como consultar tu correo electrónico y usar otros servicios interactivos . Los servicios de el Personal Video Recorder en teoría debería permitir incluso disponer de un Video Club en Casa.
No solo sería un set-to-box más sino un DVD de última generación para poner a tu alcance la calidad de la imagen y el sonido digital.
En definitivo el Personal Video Recorder se ha planteado como la forma inteligente y a tu medida de disfrutar la televisión.

¿Quién me ayuda a controlar esta “ventana”? O quizás es que ya tengo el control


Y dicho todo esto, voy y me pregunto ¿Por qué no esta todavía en mi casa?


Mientras tanto un portable digital media player ,capaz de almacenar y permitir disfrutar música, fotos y video alcanza el 90% de hard-drive-based players y mas del 70% de todo el mercado de reproductores en el mercado de EE.UU. Ligado a un canal de distribución cuya función primera no era ser tanto un negocio como promover la venta del “device” y constituir un servicio para los usuarios. Una innovación que ha renovado el modo de consumir productos de audio (sean musicales o de otro tipo). Un concepto que ha llegado a ser mucho más que el Walkman del siglo XXI.
Forma parte de mi mundo, del mundo de la gente que me envuelve.
Y sin embargo no da respuesta a una de las principales formas de entretenimiento popular (aquella en la que un mayor número de personas consume un cada vez mayor número de horas en el mundo, es decir, la televisión).


Que alguien me lo explique.