4/30/2009

Miedo, demasiado miedo: a proposito de la Gripe Porcina




Es claro que la crisis de la gripe porcina constituye la más rápidamente difundida crisis de salud pública. Un definitivo ejemplo de la extensión e interconexión de todos los canales de comunicación. Ciertamente su virulencia y rápida extensión, sumada a su origen en un “país amenaza” como es Mexico los medios norteamericanos, son catalizadores del fenómeno. Pero también lo es la activación de las alarmas y las prevenciones sin ningún género de contemplaciones, temiendo que las consecuencias de la inacción sean mucho más graves que la acción misma. Es cierto que además de las consecuencias directas hay otras de tipo colateral que pueden "contaminar" las percepciones sobre productos y servicios.
La preocupación y la generación de cautelas no es en sí misma mala, porque defiende y protege un bien mayor, pero en todo caso demuestra que los servidores públicos están cada vez más convencidos que actuar aun cuando esta actuación genere efectos colaterales es el único medio de superar riesgos.
Ojala tengan razón.
La pregunta es ¿debemos ser tanto o más radicales?
- cortando de raíz cualquier preocupación en ámbitos y sobre productos que solo tangencialmente tienen contacto con este fenómeno
- posiblemente ser timorato constituya la peor de las amenazas, más allá de la amenaza misma de la enfermedad.


Sin embargo, En palabras de Ron Paul* vivimos una histeria colectiva que en su opinión esta alentada por organismos gubernamentales que pretenden tomar una actitud totalmente controladora sin la suficiente perspectiva medica. Este es naturalmente un contrapunto definitivo. La cuestión es ¿Qué podemos aprender de la crisis de 1976 que al parecer ha desatado un debate sobre las consecuencias de las acciones para evitar las consecuencias mismas? Que haya suerte

* http://es.wikipedia.org/wiki/Ron_Paul