7/13/2007

Undesing me . ¿Hay diseño en el no-diseño?



Sencillamente no sobre-diseñes.
Claramente no crees una imagen cuya saliencia y atractivo crea barreras.
Asume que el consumidor decodifica lo sencillo incluso lo primitivo como expresión de autentico y no manipulado. Entiende que una suntuosa exposición atemoriza y distancia.
Date por enterado cuando en blind test dos productos performan igual pero que expuestos a un pack sencillo y aparentemente rustico, el consumidor evoca un deseo profundo de sencillez y autenticidad.
Asumamos el undesing como un gesto de contención.
Así como la exposición excesivamente flamboyant distancia al comprador, y este decodifica cajas apiladas en un palet como una oportunidad, como algo asofisticado y accesible; asumamos así que nuestro engolado juicio sobre el diseño de las marcas puede en ocasiones distanciarnos.
Entiendo por Undesing el ejercicio consciente de un diseño simplista, aparentemente rustico en ocasiones y en otro exento de concesiones esteticistas.
¿Es que lo feo vende? En primer lugar no se que es “lo feo”.
Lo que si se es que el consumidor evalúa y gusta con rapidez (fast cognition) y extrae conclusiones de elementos formales y que como pautas o improntas categóricas, aquello que es mas sencillo, mas falto de pretensión, en definitiva mas ajeno a los trucos asumidos ya en la sociedad de consumo, constituyen poderosos reclamos. Reclamemos el undesing como un ejercicio de contención y control, y sobre todo como la asunción que cierto esteticismo crea barreras en lugar de establecer puentes

1 comentario:

Julia dijo...

Hola Antonio, gracias por esta reflexión. Adhiero en un 100%. El sobrediseño no solo genera distancias por ser “sospechado” de artificioso, sino que en muchos casos barre con esas características únicas que hacen que un producto tengo el encanto propio de la autenticidad.
Pero sospecho que el undesing, entendido como el ejercicio consciente de un diseño simplista tal como lo definís, implica un trabajo más profundo y un desprenderse de ciertos "templates" mentales que muchas veces usamos en diseño y comunicación, y que como consecuencia de su abuso todo parece terminar teniendo el mismo sabor.
Te mando un beso, Julia.