9/02/2008

Hillaryfobia y Obamamania : ¿Por qué fallo Hillary?


Hace unos días compartía con algunos amigos un documento publicado en http://www.politico.com/ y escrito por el editor político Jefe de esta Web Roger Simon. Escribía acerca de este documento (http://www.slideshare.net/Monerris/relentless-how-obama-outsmarted-hillary-clinton-presentation ) “Desde la distancia comprender la política americana es bastante difícil. Pero para los que nos interesa la comunicación y la política, la batalla entre Obama y Hillary puede darnos al menos ideas e inspiración…publicado en la Web http://www.politico.com/ una de las fuentes más especializadas en analizar la política americana desde una perspectiva y análisis que está a años luz de lo que estamos acostumbrados…Roger Simon es el jefe de esta Web de análisis político que ha revolucionado el panorama de la información política que incorpora una incisiva visión que incluye comunicación, sociología electoral y hasta organización de la maquinaria política.
Claramente demuestra que el aparente perdedor con organización y foco tiene una oportunidad y también que aquellos que suelen darse por vencedores son los que menos deben confiar en sus fuerzas y mas deben temer a sus miedos o prejuicios.”

Días después a través de Linkedin Answers (http://www.linkedin.com/answers?trk=hb_tab_ayn ) preguntaba acerca de las principales causas del fracaso de Hillary Clinton. Las respuestas reflejan el carácter estratégico de la derrota de Hillary tanto en términos de estrategia electoral en las primarias como de mensaje, pero también defectos asociados a su condición de miembro de un pasada establishment que parece oportuno superar. Así recibía respuestas como la de Daniel Jatovsky que escribia
“The main failure was not running an adequate campaign in the caucus states. A lot of Hillary voters have been complaining that it's "unfair" that Obama won by racking up large wins in caucus states, but he was only playing by the rules, which he clearly understood better than Hillary's advisors.”
O bien los comentarios de Richard Fawal que decía
“Her campaign's greatest failure was its inability to recognize and capitalize on the deep desire for "change" felt by voters, as Obama did. She, like other Repubs and Dems running, spoke of change as simply a new President rather than a new way of looking at politics and governing.

Also, her campaign did not effectively introduce her to new or unfamiliar voters. She relied far too much on her name recognition and nostalgia for the Clinton Administration to give voters a context for her campaign, and did not effectively characterize herself as "new" or "different," which allowed Obama to characterize her as "more of the same".

Tactically she failed to organize effectively in caucus states, which require a significantly different approach than an election primary.

Incluso consideraciones más vinculadas a las capacidades del propio candidato como son sus dotes oratorias, como lo expuesto por Gary Selvaggio

“Ask yourself this question: before the convention, would Obama have gotten as far as he did if he had a high-pitched voice? Don't try to rationalize your answer. Be honest.

FYI: I am an Obama supporter but I believe his oratory skill was the difference in the race against Hillary.”

Ciertamente hay causas asociadas a las estrategias electorales propias de las primarias sobre todo enfocadas hacia donde encaminar los esfuerzos. Pero parece ser también que hay causas que tienen su raíz en el propio candidato y en la gestión de su herencia, que en ocasiones se ha convertido en un lastre, tanto por identificarla con el pasado y no con el futuro, como en le hecho de ocuparla en luchar contra sus propios fantasmas. De hecho competir mediatizado por expectativas ajenas a uno mismo conduce a posicionarse más en contra de ideas preconcebidas que de directa reflexiones y conceptos. Las lecciones están en la inteligencia y priorización del proceso basado en las propia evaluación de las capacidades y contenido del discurso y sobre todo la capacidad de gestionar la propia estrategia enfocada a la audiencia final y no a circunstancias extrínsecas. Parece como si Hillary hubiera estado más preocupada por diferenciarse de su marido o bien ocupada en hacer valor su status de “personalidad histórica” en lugar de estar enfocada en un discurso que le fuera propio y que sobre todo fuera movilizador.
Hace poco tambien escribía en este blog algunas reflexiones sobre la estrategia de Obama, tal vez convenga releerlas con perspectiva