9/29/2008

El espacio como significado.

En la mente de todos, la comunicación es una inspiración conceptual que tiene lugar a través de un signo o de un símbolo. En definitiva la comunicación es palabra o imagen. Es un contenido que viaja de mente a mente y deja una impronta. La comunicación es canalización, “feeding”. Es un caudal que traslada ideas y estímulos y crea en nuestra mente impresiones duraderas o significativas. La comunicación requiere de nuestros sentidos, usa de ellos, para que elaboraciones en forma de palabras o imágenes nos permitan compartir en parte la idea que otro concibió, o bien para que llegue a nosotros una noción que parece relevante, necesaria o imprescindible.
Pero la comunicación es sobre todo comunión, encuentro. En la comunicación establecemos vínculos mente-a-mente. Por eso la comunicación también es un “estar” en una experiencia en la que nos imbuimos y entramos.
¿Puede el espacio ser un significado y a partir de ahí ser parte de un mensaje, y como mensaje comunicación? ©antoniomonerris-2008
El espacio habla, dialoga con el sujeto. El espacio se concibe en base a nociones e ideas. El espacio dice y habla, incluso cuando no lo concebimos como mensaje.
De hecho el espacio ha tenido siempre un carácter simbólico y expresivo. El espacio expresaba y daba idea de valores e ideas que guiaban la acción. El espacio era y es parte de catarsis colectivas. Con el espacio damos a entender cosas, expresamos ideas y sentimientos.
El espacio no es inocuo sino definitivo. El espacio lo dice casi todo, sin que tenga que alzar la voz. Analizamos y juzgamos el espacio de forma inmediata.
Creemos que la comunicación todavía es “verba” pero la comunicación es también acción y decisión. Por eso es posible que no pueda usar un espacio para explicar netamente mis ideas, porque mis ideas hacia el espacio no son más abiertas.
Pero nuestra relación con el espacio tiende a hacerse más funcional o a lo suma simbólica que claramente expresiva y comunicativa.
En su conjunto el espacio debe proponer una idea, pero también en un plano más operativo el espacio envía mensajes referidos tanto a él mismo como a otras cuestiones.
No basta dejar hablar al espacio, por eso me gustaría que formara parte de un plan global de comunicación, que no significa solo enviar, sino hacer participes a las gentes.
Para que el espacio sea mensaje debe tener la voluntad de trasmitir una noción o concepto. Si el espacio tiene que dialogar sea de un modo global o más especifico (incluso cuando habla de si mismo) esa comunicación no es un fenómeno estético o formal, es una intención que se vale del estimulo estético. ©antoniomonerris-2008
Repito que en su conjunto el espacio puede ser un mensaje, pero también es cierto que el espacio es un contexto para mensajes más específicos.
Hoy nos es dado a los consumidores exigir más. Se nos da la posibilidad de demandar propuestas más estimulantes y también claramente más únicas. Necesitamos del efecto espectacular, de la impronta imborrable. Pero la impronta, el estimulo es solo la parte más superficial del juego. Es el fenómeno pero no la esencia.
Hagamos que el espacio hable con voz propia, pero sobre todo con voz definida. Hagamos que el espacio deje de ser una anécdota. Renunciemos a ser los protagonista de este juego. Que sea el consumidor quien este en el centro de este esfuerzo. Dejemos que nos ayude a decodificar y hacer patente las nociones que expresa y emana el consumidor.
El espacio debería dejar de hablar sin control o con un control muy relativo. Tenemos que controlar la impostura y el ruido del espacio. Con el espacio queremos mandar señales, positivas o negativos. ©antoniomonerris-2008
Se trata de asumir que el espacio también es un estimulo y que se estimulo dice en silencio cosas significativas acerca de nuestro proyecto. Conviene que se oiga. Conviene que se diga fuerte y claro. Conviene sobre todo que se entienda que en las mentes el espacio acabara por desconcretarse y pasaremos a hacer de lo concreto algo más abstracto y significativo.
Dejemos que hable el espacio, pero por favor que traduzca bien nuestras palabras.

2 comentarios:

CoStA dijo...

Excelente artículo

Un saludo,

Joan Costa

deny dijo...

bueno me parece excelente tu articulo, de echo se que tu esfuerzo por resumir un todo en conjuncion fue excelente me gusto como encasaste varios puntos que se pueden especificar aun mas.
pero dejame felicitarte por compartir este tipo de conocimeiento que a mas de uno nos pone a reflexionar sobre mas cosas aun de el significado real del VIVIR.
GRACIAS.
DENNY