12/13/2009

CLASES MEDIAS AGITADAS: las nuevas maneras de estar en sociedad en el extremo lejano de la derecha.

La plataforma de las clases medias, agitada desde Radio Inter-economía por Enrique de Diego en su programa diario, es un extraño fenómeno con algo de mesiánico y anti-sistema.
Basado en la lapidación de todo establishment del sistema actual, da voz a grupos posiblemente proveniente de la extrema derecha, ahora reciclados con técnicas de agitación neo-con y que incluyen como discurso la sedición fiscal y la negación de las actuales formas de participación y representación. El movimiento que recoge reactivados algunos de los argumentos del franquismo desarrollista basados en un extraña y oportuna clase que se erige en alternativa frente a plutócratas y obreristas, que califica de parásitos sociales, se basa en cuestionar todo el sistema y azuzar grupos descontentos y alineados del sistema.
En realidad su discurso es una mezcla demagógica de argumentaciones propias del fascismo de los 30 pasadas por un tamiz actual, con la habilidad de recoger también técnicas de movilización y agitación. La plataforma de las clases medias es un movimiento que como en los Estados Unidos pone sobre la mesa alternativas de movilización mas allá de los partidos tradicionales. Su capacidad de activación es posiblemente bien recibida por la derecha, tanto como forma de agitación como de cuestionamiento de las alternativas de derecha moderada.
Habrá que seguir este fenómeno que representa en España un cambio de opción de los sectores más radicales a la derecha que como sucedió en EE UU encuentran un nuevo formato y una nueva audiencia al viejo cuestionamiento de la democracia algo socializada.
En realidad está encendida llamada a la movilización contra el sistema, porque sistema son los partidos políticos, tiene un calado sociológico porque representa una desafección por parte de las "clases" que dieron origen a la democracia liberal. pero lo más gracioso del asunto es que se usen argumentos o al menos estructuras sociales que tienen un tufillo de marxismo manualero y facilón.
Lo de montar un movimiento de "clases medias" supone asumir que las clases todavía son el modo de expresar y canalizar la dinámica social. En apariencia es así, pero lo más sugestivo es que grupos de clase media económica no solo manifiesten desdén hacia el sistema político, sino que también en muchas ocasiones tengan reivindicaciones sociales y económicas que les podrían situar cerca de los movimientos "obreros" o que representan a las clases bajas : son de hecho los "nuevos pobres" que ven como su manera de vivir y sentirse acomodados en una sociedad que no funciona como lo hacían la de sus padres. Lo "sugestivo" es que no se sienten culturalmente afines a los "neo-proletarios" que incluso podrían llegar a tener ingresos superiores a los suyos. Tener o no tener sigue siendo el criterio básicos para saber donde nos movemos, pero esa simplificación se acompleja cuando las ideas, la cultura o los referentes nos determinan.
Incluyo con este post dos documentos audiovisuales que contienen todos los elementos destinados a la agitación del moderno ciudadano: Desde la gestión de la ansiedad y la emoción hasta la construcción machacona de un ideario basado en la descalificación pero sobre todo en canalizar el descontento y el desasosiego. Es posible que algunos comportan las tesis catastrofistas de Enrique de Diego y también que algunos no entren en la verdadera cuestión de este post (los modernos procesos de creación de opinión); para mí lo importante es :
- identificar que el movimiento social es un discurso que genera por encima de todo posicionamiento emocional y apela a mecanismos de auto-defensa; nos permite observar en vivo como el moderno "political brain" no es "racionalista" sino profundamente emotivo e impulsivo y canaliza sentimientos y conflictos muy significativos hacia el mundo de hoy para el que los modelos del XIX y el XX no son mas que una fuente de contradicciones y ansiedades (tanto por la derecha como por la izquierda)
- comprobar cómo los movimientos sociales se transfiguran y adaptan socialmente. Así como la extrema izquierda ha enterrado viejos discurso y se ha eco-definido o ha patrimonializado cuestiones de género u opción sexual, así también la derecha descontenta de su liderazgo actual busca un nuevo argumentario
- pero lo más importante es señalar que como en los 30 no estamos libres de mistificaciones ideológicas que puestas en manos en irresponsables pueden dar alas a lo peor de cada uno. Debajo de esta "civilizada" pataleta hay una actitud insostenible : todo vale y vale quien la dice más fuerte.

Estoy preocupado, aunque mantengo la calma



<