5/22/2008

¿Dónde quedan las teorías? sobre los que entablan teorías para castigo de herejes y luego no las cumplen.


En estos días en los que cualquiera se arma de valor para cerrar una teoría que pretenden explicar todo lo explicable de la comunicación me sorprende que las declaraciones altisonantes queden para los titulares y que la realidad sea un ejercicio de estilo contumaz.
Algunas andan blandiendo teorías sobre la comunicación como si fueran nuevos torquemadas. De todo se espantan. De todo abominan.
Pero no son consistentes.
Una sola teoría no puede contener la realidad. Porque la realidad siempre fue mas compleja y tozudamente matizada como para contenerla en un libro.
Las teorías son explicaciones parcializadas. La realidad no es otra que cada problema es irrepetible.
No hay verdad en cerrar la realidad de la comunicación en unas tapas de cartón.
Y no la hay porque al final caeremos en la cuenta que tendremos que comernos nuestras palabras.
Entonces, mascullando las palabras con las que quisimos ser martillo de herejes, tendremos que aceptar que esa verdad es solo una verdad parcial y maquillada. La que busca presencia o contenido donde no lo hay.
Podremos llenar el papel y deslomarlo, pero no podremos decir aquello de “esta agua no he de beber” o comer en este casa. Porque al final nos comemos nuestras palabras